Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.elclima.com.mx/ >Estado de Durango>Zona del Silencio>Zona del silencio. Origen y desarrollo
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Zona del silencio. Origen y desarrollo

En contraste con la imagen árida que vemos hoy, antiguamente este lugar estuvo sumergida bajo las aguas del Río Thetis, esto lo prueba la gran cantidad de fósiles marinos encontrados.

Posteriormente, allá por la Era Cenozoica (30 millones de años), se originaron grandes cambios que provocaron la salida de grandes masas continentales, mientras que según los estudios realizados, hace apenas un millón de años es que se cuenta la existencia del desierto chihuahense, tal como luce hoy día.

La historia de la cataloga Zona del Silencio comienza en julio de 1970, cuando un misil de pruebas de la NASA llamado Athena, es lanzado desde una base militar cerca de Green River, Utah, en dirección al polígono de misiles de White Sands.

El misil pierde el control a causa de un desperfecto y se desploma en las inmediaciones de Medanos, sitio ubicado en el desierto duranguense y que se caracteriza por sus formaciones rocosas similares a estalagmitas, figurando los dedos de una mano gigante.

El cohete transportaba dos pequeños contenedores de cobalto 57, un elemento radiactivo.

Como era de esperarse, inmediatamente un equipo de especialistas americanos, apoyados por gente de la región se dieron a la tarea de localizar el sitio exacto donde cayó la nave. A pesar del esfuerzo de los técnicos norteamericanos la búsqueda se prolongó durante varias semanas debido a que los aparatos de radar utilizados no aportaban dato alguno, e incluso el rastreo desde el aire no daba resultados.

Finalmente los restos del cohete fueron hallados, así que para llevarlo a su lugar de origen, de improviso construyeron una carretera desde la estación de Carrillo, y como se creían que tales desechos eran radioactivos, también se llevaron toneladas de tierra que se encontraban a la redonda de la nave desplomada.

Todo este proceso se hizo con la mayor discresión y bajo un fuerte dispositivo de seguridad, ni siquiera los lugareños que ayudaron con las labores de búsqueda pudieron ver los desechos del cohete. Esto desde luego despertó sospechas y rumores como que la zona poseía cualidades magnéticas desconocidas.

Posteriormente un lugareño radicado en Ceballos, Durango descubrió un punto a donde no llegaban las ondas de radio. Sus declaraciones originaron una investigación realizada por universitarios de Torreón, Coahuila, quienes propusieron la teoría de que un cono magnético cubría esta región y bloqueaba diferentes tipos de señales.

Se cree que dicho magnetismo influye en la frecuencia con la que se pueden apreciar numerosas estrellas fugaces que "caen" hacia el desierto y se acercan tanto que parecen bolas de fuego.

A partir de estos sucesos y la peculiaridad de lugar por su flora y fauna endémica, aunado a la presencia de bancos de fósiles y de áreas con gran concentración de fragmentos de aerolitos, se le confiere como un área con características sobrenaturales, originando una serie de mitos, entre ellos "extrañas anomalías magnéticas que impiden la transmisión por radio", mutaciones de la flora y fauna, la incapacidad de escuchar la conversación de otras personas, hasta la idea de visitas extraterrestres pues el lugar decían, era la base de aterrizaje de naves alienígenas.

Tal importancia tomo el lugar a base a esos mitos que la gente ventajosa no quiso desperdiciar la oportunidad de hacer dinero fácil, asi que se dieron a la tarea de organizar excursiones masivas en busca de experiencias paranormales.

Pronto surgió la versión de que justo al otro lado del mundo, en algún lugar del Tíbet o Nepal, existía una zona con las mismas características, por lo que se consideró a este punto como un polo donde se concentraba la energía terrestre.

Enseguida, los excursionistas se dieron cuenta que no era fácil encontrar la Zona del Silencio, por lo que hubo que replantearse la hipótesis del cono magnético, argumentándose que éste cambiaba de lugar según las condiciones de la atmósfera, e incluso se consideró la presencia de varias "manchas de silencio" que se desplazaban continuamente por el desierto, en forma errática.

De pronto, los habitantes del lugar ven llegar a numerosos grupos de personas en busca de OVNIS o a celebrar extravagantes ceremonias para "recargarse" con la energía del universo; mientras que para ellos, nada extraño sucedía.

La obsesión, ambición, fanatismo se apoderaron del lugar dando como resultado la devastación y extinción pues de los bancos fósiles que allí se encontraban, quedan realmente pocos pues todos han sido saqueados.

Actualmente, se venden fósiles de diversos tipos, extraídos de bancos secretos cuya localización guardan celosamente los residentes. En su lugar se encuentran piedras apiladas formando círculos con estrellas de David en el interior, en los cuales se llevan a cabo ritos de conexiones intergalácticas.

Lo mismo sucede con las puntas de flechas o chuzos que los antiguos indígenas usaban para pescar o cazar.

La flora y la fauna también han sufrido la depredación. Una gran cantidad de pequeñas cactáceas han sido desprendidas para ser vendidas en el extranjero, donde son muy cotizadas.

La fauna, principalmente especies exóticas como la tortuga del desierto, han sido acosadas a tal grado que se encuentran al borde de la extinción.

Zona del Silencio. Clima, flora y fauna | Sitios turísticos en la Zona del Silencio

Zona del Silencio
Estado de Durango

Política de Privacidad Contacto