Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
BlogExperto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Correo
Zarlene
 




 
Zona arqueológica de Paquimé


 

Zona arqueológica de Paquimé

Localización

Se localiza aproximadamente a 350 km. al noroeste de la capital del estado de Chihuahua, a sólo tres horas de Ciudad Juárez y a medio kilómetro del pueblo de Casas Grandes.

Como llegar

Tomar la carretera 16 desde Ciudad Juárez hasta Ciudad Cuauhtémoc y seguir por la ruta 23 hasta llegar a Nuevo Casas Grandes, cerca de ahí encontrará el viejo Casas Grandes que ofrece todos los servicios y donde se encuentra la zona arqueológica.

Es aconsejable llevar ropa ligera porque el clima es caluroso, asi como zapatos muy cómodos pues el camino es largo y hay que descender o ascender por senderos en la montaña.

Clima

Al norte de la zona el clima es desértico, la vegetación es esteparia y los suelos son salinos y erosionados.
Al sur se presentan suelos más fértiles, con lluvias más o menos regulares y una amplia gama de vegetación.

Antecedentes históricos del lugar

La cultura Paquimé dio inicio alrededor del año 700 con la presencia humana que introdujo la agricultura y construcción de pequeñas casas semisubterráneas construidas a la orilla de los ríos Piedras Verdes, San Pedro y San Miguel, dichos ríos al unirse forman el río Casas Grandes.

Paquimé tuvo su apogeo en los siglo XIV y XV , su desarrollo comercial en esta época fue muy importante, surtían turquesa procedente de minas norteñas hasta el centro y sur de México, comercializaban la concha traída por toneladas desde las costas de Sonora, Sinaloa y la Baja California; asi también las guacamayas y sus plumas eran redistribuidas por toda la región. Su extraordinaria cerámica policromada fue igualmente utilizada como bien de pago.

Posteriormente vino una etapa de decadencia hasta su desaparición en 1340, cuando Casas Grandes fue quemada y abandonada.

En 1566 el explorador español Francisco de Ibarra y su tripulación llegaron hasta Paquimé, la zona estaba habitada en ese entonces por los nativos jumas, quienes no practicaban la agricultura y vivían de la caza y de la recolección de frutas y raíces. Al preguntarles a los nativos por el nombre del pueblo, éstos les respondieron "Paquimé" por lo que Don Francisco de Ibarra le otorgó al pueblo el nombre de "Casas Grandes".

Este asentamiento prehispánico tuvo gran influencia en el noroeste de la Sierra Madre Occidental; la mayor parte del oeste de Chihuahua y algunas áreas de los estados de Sonora, Arizona, Utah, Colorado y Nuevo México.

De su extensión total (70 hectáreas) sólo una fracción esta cercada y una menor excavada. Sus edificios tienen rasgos de la cultura de Oasisamérica; fueron construidos de adobe y alcanzaban hasta 7 pisos, contaban con alcobas y escaleras interiores.

Los fragmentos de vigas y maderos que sostenían los pisos superiores de estos edificios, tenian en su interior conchas, cuentas de turquesa, objetos de cobre, figuras talladas en piedra serpentina, textiles de algodón y maguey, panes de sal, fragmentos de trabajo en cuarzo, pipas y objetos de barro de formas fálicas.

Sus puertas en forma de "T" eran obras arquitectónicas muy funcionales, ya que gracias a este diseño sus habitantes contaban con un eficiente sistema de abastecimiento y distribución de agua.

La construcción de enormes obras llevadas a cabo por sus habitantes en las laderas de la sierra, impedían la erosión y llevaban el agua a los terrenos de cultivo.

Los centros ceremoniales se localizan en la parte oeste del territorio; es una hilera de estructuras construidas con relleno y piedra que probablemente estuvieron cubiertas con cal pintada.

Los primeros trabajos importantes de arqueología fueron realizados en la década de 1960 por Carlos Di Peso y al inicio de los años noventa estuvo a cargo de un grupo encabezado por Beatriz Braniff.

Se consideró a Paquimé como un testimonio elocuente y abundante de la evolución cultural del norte de América, y en particular de las ligas comerciales y culturales prehispánicas de la región, es así que este sitio fue declarada en 1998 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), como Patrimonio de la Humanidad.

Atractivos en Paquimé

  • Juego de pelota: Es parecido a los que se conservan de la cultura tolteca. Aquí mismo se descubrieron pectorales formados por cascabeles en forma de tortuga, hechos con la técnica de la cera perdida.
  • Montículo de las ofrendas: En este lugar fue donde se descubrió un altar de piedra roja y algunos collares de huesos humanos.
  • La Casa de los Hornos: Forma parte de un conjunto de nueve cuartos y dos plazas pequeñas. Se cree que los hoyos encontrados en su interior fueron usados para cocer el agave o sotol, empleando piedras calentadas..
  • El Montículo de la Cruz: Mide 15 metros de largo; quizá tuvo alguna función calendárica, pues está orientado astronómicamente según los puntos cardinales.
  • La Casa del Pozo o de la Noria.
  • La Casa de los Muertos.
  • La Casa de las Columnas.
  • La Casas de las Guacamayas: Se le llama así porque en tal sitio fueron desenterrados los restos de guacamayas, sugiriéndose allí un criadero de esas aves muy apreciadas por sus plumas.
  • Vasijas de barro: Otras de las característica que más distinguen a Paquimé son sus vasijas de barro a las que se les denomina OLLA. Esto, porque más que un artículo de uso simple son ceremoniales y/o decorativas.

    Los pobladores de Paquimé dejaron como legado miles de vasijas decoradas en las que plasmaron sus propios rostros, las formas de sus cuerpos, la decoración de los mismos, los animales de su entorno y muchas otras figuras más.

    A partir de 1970 se inició un movimiento artístico basado en estas Ollas de Barro que dieron origen a la "Cerámica de Mata Ortiz" (nombre de un pueblito vecino a Paquimé), éstos trabajos réplicas de las Vasijas u Ollas de Paquimé, se han convertido en la más grande manifestación de arte en barro en México.

  • El Convento(974-600 a.C.): Estos son los vestigios del primer asentamiento constituido bajo una docena de aldeas que se encuentran a sólo unos cuantos kilómetros de la zona arqueológica. En este lugar en 1660 los españoles establecieron el Convento de San Antonio de Padua.

  • Museo de las Culturas del Norte: Anexo al sitio arqueológico de Paquimé, es operado por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia).

    Este sitio cultural ofrece un interesante guión informativo sobre la arqueología, historia y costumbres de esta gran cultura prehispánica norteña. Cuenta con una importante colección de piezas arqueológicas e históricas, vinculadas con la misión de San Antonio de Padua.

    El museo exhibe una reproducción a escala de la ciudad de Paquimé, cuenta con una sección dedicada a los grupos étnicos y mestizos recientes, además de algunos testimonios relativos al movimiento revolucionario en Chihuahua surgido a principios del siglo XX.

  • Pueblo de Casas Grandes: Cabecera del municipio con el mismo nombre. Fue nombrado por los franciscanos en 1961 "San Antonio de las Casas Grandes".De este sitio se recomienda visitar la plaza principal y la iglesia parroquial asi como el río cubierto de álamos.

Atractivos en los alrededores de Casas Grandes

Colonia Juárez: Se ubica a 23 kilómetros al suroeste de Casas Grandes. Es una aldea mormona con arquitectura norteamericana.
Destaca la magnífica construcción de la Academia Juárez, edificada en 1904, y que ha influido en la Educación Superior del estado de Chihuahua, además de su monumental templo construido en mármol blanco.

La Hacienda de San Diego: Localícela a 15 kilómetros al sur de la colonia Juárez. La construcción del edificio es de adobe con la fachada de cantera, resaltando sus tres arcos de medio punto que rematan en un frontón enmarcando el monograma de don Luis Terrazas, quien compró esta hacienda en 1874 y luego mandó construir la casa.
La hacienda fue básicamente ganadera y durante la Revolución se usó como alojamiento y cuartel general de Don Francisco I. Madero, después del combate del 6 de marzo de 1911 en que fue derrotado y resultó herido de un brazo.

Juan de Mata Ortiz: Poblado que se encuentra a 10 Kilómetros de la Hacienda de San Diego. En este lugar Lord Fred Pearson, un banquero británico estableció el aserradero más grande del mundo.
El nombre de Mata Ortiz se le dio en 1925 en recuerdo del militar que luchó contra los apaches e indios en Casas Grandes. Posteriormente fue derrotado por los mismos apaches y quemado vivo en el Puerto del Chocolate, cercano a Galeana.

En la actualidad esta población es un centro alfarero único en el norte, pues la mayoría de sus habitantes viven de la fabricación de finísima cerámica inspirada en la técnica y diseños de la cultura de Paquimé. Esta obra la inició Juan Quezada quien fue galardonado con el "Premio Nacional de Ciencias y Artes" en 1999.

A la entrada del pueblo se conserva la estación del ferrocarril convertida en galería y donde se celebran los concursos anuales de alfarería.

  • El Arroyo de los Monos: Lugar situado a 35 kilómetros de Casas Grandes hacia la colonia Madero. Resguarda restos arqueológicos, elementos de la cultura mogollón, hohokan y anazasi. Lo que hace más atractivo el sitio son sus pinturas rupestres que dan el nombre al lugar: figuras humanas y rasgos abstractos, así como escenas de cacería.

    Laguna Rodolfo Fierro: Se localiza a unos kilómetros de Casas Grandes, por la carretera hacia Galeana. Esta laguna fue construida por los mormones en 1885 quienes al verse en la necesidad de distribuir el agua del río para la siembra desviaron la corriente con un pequeño cauce para almacenarla.

    El nombre de la laguna es en recuerdo al general que perdió la vida en ella (14 de octubre de 1915) y que fuera brazo derecho de Francisco Villa.

    Hoy la laguna abastace a Casas Grandes, al Nuevo Casas Grandes, Colonias Dublán e Hidalgo.
    En este sitio se practica la pesca y el esquí acuático.

    Aguas termales de Huápoca: No olvide agregar en su equipaje, un traje de baño para relajarse en estas aguas termales.

    Cueva de la Olla: Sitio arqueológico ubicado a 2.540 m sobre el nivel del mar, y se compone por una cantidad interesante de cuevas que fueron aprovechadas como habitaciones.

    Fuentes:
    www.e-local.gob.mx
    www.revistabuenviaje.com
    www.guestmexico.com
    es.wikipedia.org

  • Envia esta página a un amigo


     
     

    Canales
    Trabajo
    Economía
    Buscador
    Profesiones
    Amor
    Pensamientos
    Chistes
    Foros
    Visita México
    Coleccionismo
    Musica
    Top10
    Lencería
    Futbol
    Consejos
    Blog Experto
    Salud
    Computación
    Peques
    Revista
    Cocina
    Bar
    Pronósticos
    Traductores

    Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...