Logo Clubplaneta
Compártenos
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.elclima.com.mx/ >Campeche>Bolonchén de Rejón y su historia de amor>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Bolonchén de Rejón y su historia de amor

ubicación geográfica de bolonchén

Ubicación

Esta localidad está situada en el Municipio de Hopelchén (en el Estado de Campeche), a 159 metros de altitud, a 120 kilómetros al oeste de la ciudad de San Francisco de Campeche, capital del estado. Tiene cerca de 3975 habitantes.

Su nombre deriva de dos palabras de la lengua maya: bolon que significa nueve, y chen que significa pozo, lo cual quiere decir "nueve pozos".

Oficialmente se denomina Bolonchén de Rejón en memoria de Manuel Crescencio Rejón, destacado abogado constitucionalista nacido en esta localidad.

Parte de sus tierras llegan hasta el municipio de Calakmul con una extensión de 73,688 hectáreas, las cuales tienen restricciones al uso del suelo y los recursos naturales que prohíben cualquier clase de construcción y excluyen todo tipo de aprovechamiento agrícola, ganadero o forestal, debido a los decretos de la Reserva de la Biosfera Calakmul.

Historia

Bolonchén fue un importante asentamiento de la gran cultura maya, la plaza era el centro de esta población.

Las ruinas de la antigua ciudad se encuentran al norte de la actual población; sin embargo, muchos de los antiguos edificios fueron desmantelados durante los siglos XVI al XIX para reutilizar sus piedras en construcciones modernas. Aun así, han sobrevivido varios edificios cubiertos de jeroglíficos.

A corta distancia de Bolonchén se encuentran las Cuevas de Xtacunbilxunan.

Partícularmente el cenote fue objeto de una famosa litografía realizada por Frederick Catherwood, publicada en Londres en 1844; por su parte, las cuevas de Xtacunbilxunan fueron visitadas por el investigador John Lloyd Stephens (acompañado por Catherwood) a inicios de la década de 1840, pero no realizó investigaciones mayores en ambos sitios, fue hasta 1973 por Eric von Euw.

Como podemos darnos cuenta, los atractivos de este lugar no residen en la superficie sino en el fondo, ya que Bolonchén no tiene río ni otro suministro de agua más que el de las corrientes que fluyen bajo la tierra. Afortunadamente para sus habitantes el terreno es calizo y los sucesivos derrumbes han creado cenotes y otros huecos que dan acceso a estos ríos subterráneos.

¿Qué tiene de especial este lugar?

la leyenda del agua

Este lugar es especial por su famosa "Leyenda del agua", una historia de amor que queremos contarte.

Con la llegada de los españoles a tierras mexicanas, en especial el arribo al Imperio Maya, a principios del siglo XVI, las ciudades de los indígenas fueron despareciendo una a una. Así cayeron Hochob, Xtampak y Dzibil Noh Aac.

Los sobrevivientes de aquellos poblados y otros grupos mayas fundaron entonces Hopelchén, eran un poco más de 20 mil habitantes. Al crecer la población surgió la necesidad de tener más ciudades, así nació Bolonchenticul, hoy conocida como Bolonchén.

La formación de nuevas ciudades y la recostrucción de una nueva vida era esperanzador para sus habitantes hasta que una terrible sequía afectó a Bolonchenticul. No importaron los rituales ni las ofrendas dedicadas a Chac, dios maya de la lluvia, pues no quiso ayudarlos. La gente padecía sed y las cosechas se secaban.

El jefe guerrero de la aldea, reconocido por su habilidad e inteligencia en combate, deseaba ayudar a su gente, pero la escases del agua y en los alrededores se lo impedía.

Un día, aquel hombre se enamoró de una joven y bella mujer pero la madre de la doncella no estaba de acuerdo con el amorío de su hija y la ocultó de los ojos de aquel campeador, en un sitio en el que pensó que jamás la encontraría.

El guerrero se afligió tanto al no ver más a su amada que cayó en una profunda tristeza; dejó de gobernar como era debido a su pueblo y todo el tiempo pensaba en su amor perdido. Le pidió a Chaac que le ayudara a encontrar a la joven con vida.

El hombre de armas estaba ya tan desesperado que un arrebato, le ordenó a todos los soldados que buscaran a su amada en los lugares más recónditos de la región. Así transcurrieron varios días en su búsqueda hasta que un hombre escuchó un sollozo en la profundidad de una gruta.

historia de amor entre un guerreo maya y una doncella

El jefe guerrero al saber la noticia le pidió a sus hombres que construyeran con madera y sogas una escalera para bajar al fondo de la gruta. El valeroso hombre descendió a la caverna donde permanecía cautiva la joven, quien al ver a su amado se arrojó a sus brazos y no ocultó la felicidad de volver a encontrarse.

Para su sorpresa, la mujer no fue lo único que encontró el varón, pues en el fondo de la cueva había siete estanques con abundante agua fresca y cristalina a los que nombró: Chac ha (agua roja), Pucuel ha (tiene olas como el mar), Sallab (salto de agua), Akab ha (agua oscura), Chokoj ja (agua caliente), Oci ha (agua lechosa) y Chimais ha (agua con muchos insectos).

Gracias al hallazgo de estos estanques, en Bolonchén ya no hubo más sequía, las cosechas fueron prósperas y los ciudadanos no padecieron más sed.

El amor del jefe guerrero y la doncella trascendió para salvar a todo un pueblo de la extinción. Es por ello que también a este lugar se conoce como "los pozos del amor", un sitio que espera ser explorado y admirado por turistas arriegados y extremos, ya que el acceso a la cueva es complicado y peligroso.

Fuentes:

conagua

mexico.pueblosamerica.com

tectonicablog.com

Política de Privacidad Contacto